fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

cobertura

Tiger Woods: “Sentí que este podría haber sido mi último Abierto en St. Andrews“.

El propio Tiger Woods compartió en las redes la crónica de los dos intensos días que vivió en el 150th British Open publicada en news.tigerwoods.com.  Planeta Golf hizo una selección de los párrafos más destacados.

La fiesta terminó antes de que comenzara. El primer golpe de salida de Tiger Woods en el 150.º Open Championship encontró el centro de la calle. Luego: ráfaga de viento, dos desaciertos que terminaron en doble bogey. Me vino a la mente esa famosa cita de Mike Tyson. Todos tienen un plan hasta que reciben un puñetazo en la cara.

De hecho, Woods tenía un plan para esta semana. Un plan tan importante, que saltó el Abierto de Estados Unidos para asegurarse de que no interfiriera con este, en su campo de golf favorito en la Tierra. Comenzó su preparación el sábado, cinco días antes de la primera ronda, y siguió preparándose. Se veía bien, también. Después de que caminó por el fairway el jueves, casi sin renguear.

Casi exactamente 24 horas después, en el mismo rectángulo de césped, pero unos 50 metros más cerca de la ciudad, la única pregunta era si se detendría en el puente Swilcan para despedirse como es debido.

Woods necesitaba 66 golpes para pasar el corte el viernes. Hablando de manera realista, 76 era mucho más probable. Esta fue solo su novena ronda competitiva desde que su pierna derecha fue aplastada por el peso de un vehículo hace 17 meses. Todas esas rondas se han producido en campeonatos importantes, los torneos más difíciles del año. En Augusta, hace dos meses apenas podía caminar. A modo de ejemplo comparativo, uno de sus compañeros de línea en St. Andrews, Max Homa, jugo 10 días competitivos en el último mes.

Woods ni nadie puede esperar verlo competir jugando tan poco. La oxidación se mostró. Los golpes completos fueron bien, y su cuerpo aguantó bien, pero luchó para meter esa maldita bola en el hoyo. Delicadeza, sensación, las cosas que vienen después de horas y horas de repetición, eso era prácticamente inexistente. Solo pudo lograr tres sobres 75 en un día muy benigno y falló el corte por nueve.

Luché de nuevo hoy para tener la sensación de los greens”, dijo Woods. “Dejé muchos putts cortos otra vez. Igual que ayer. Y había hecho un par de tiros malos y terminé en malos lugares. Y, de nuevo, nunca logré nada. Y necesitaría disparar uno bajo hoy y ciertamente no lo hice. Por lo tanto, no estaré por aquí el fin de semana”.

Tiger Woods

 “No tengo nada, nada planeado”, dijo. “Cero. Tal vez algo el próximo año. No sé. Pero nada en un futuro próximo. Eso es todo. Solo esperaba jugar este evento este año“.

Mientras la semana de Woods llegaba a un final prematuro en la calle 18, Homa y su tercero, Matt Fitzpatrick, se miraron con un acuerdo tácito: iban a quedarse atrás, porque este era el momento de Tiger.

Tiger Woods y su caddie Joe LaCava.

La tribuna del lado derecho del 1 se puso de pie, al igual que la que estaba detrás del 18. Todos los balcones a la vista estaban llenos: mujeres, hombres y niños, todos saboreando quizás su última visión de una leyenda.

Rory McIlroy, que acababa de comenzar su segunda ronda, miró a Woods y se tocó la gorra. No tuvo que decir nada; en este juego, una punta de la gorra vale 10.000 palabras. Justin Thomas, el mejor amigo de Tiger, adoptó un enfoque similar cuando llamó la atención de Woods poco después. No fueron los únicos jugadores que reconocieron a Woods en su camino de regreso al House. El Old Course siempre tiene dos hoyos de ancho, y sin árboles que sirvan como barreras visuales. Si esta era la última vez que lo verían, en St. Andrews querían que Tiger supiera lo que significa para este juego. Se lo vio conmovido profundamente.

Es muy emocionante para mí. He estado viniendo aquí desde 1995, y no sé cuándo más, creo que el próximo llegará en 2030, y no sé si podré jugar para entonces”, dijo Woods. señalando la fecha especulada de la próxima visita a St. Andrews por parte del R&A. “Entonces, sentí que este podría haber sido mi último Abierto Británico aquí en St. Andrews. Y los fans, la ovación y el calor, fue una sensación increíble.

“Entiendo por lo que Jack Nicklaus y Arnold Palmer pasaron cuando se despidieron de este campo. Me sentía un poco así al final. Fue maravillosa la calidez y el acompañamiento de la gente. Ellos entienden de qué se trata el golf. Tuve la suerte de haber ganado esto dos veces aquí. Y me sentí muy emocionado, simplemente porque no sé cómo estará mi salud”.

Tiger Woods

Tanto Palmer como Nicklaus se detuvieron en ese Swilcan Bridge cuando supieron que lo cruzarían por última vez. Woods aún no lo sabe, por lo que se acercó a medias: se quitó la gorra justa cuando pisó el puente, pero no aminoró el paso mientras caminaba sobre él. Este no será su último campeonato importante, quizás ni siquiera el último en St. Andrews.

¿Fue su última competencia?

No descartamos a Woods porque simplemente no lo sabemos. “Entiendo todo eso”, dijo Woods. “Entiendo que esté más curtido en la batalla, pero es difícil simplemente caminar y jugar 18 hoyos. Nadie sabe lo que tengo que pasar y las horas de trabajo en el cuerpo, antes y después, todos y cada uno de los días para hacer lo que acabo de hacer”.

Woods es ferozmente privado en ese sentido. No habrá videos de baños de hielo en Instagram. Asoma la cabeza a la esfera pública cuando tiene algo significativo que decir. Es completamente posible, incluso probable, que, dejando de lado las fotos clandestinas, no lo veamos hasta que juegue en el PNC Championship con Charlie, o el Hero World Challenge con sus amigos, o ambos, o ninguno.

Fue una lucha jugar solo los tres eventos que jugué este año. Eso en sí mismo es algo de lo que estoy muy orgulloso”.

Tal vez la pierna se fortalezca, y Woods podrá jugar más a menudo, se volverá más agudo y ganará algo. Es una posibilidad. Woods podría ser un golfista mejor y más saludable a los 50 que a los 46. Pero el estado de ánimo de Woods después de la ronda sirvió como un recordatorio aleccionador de que tal vez eso no suceda. Tal vez así es como va a ser. Jugará cuando pueda, tal vez chillando por un corte, saludando a los fanáticos y haciendo la transición al modo Elder Statesman. No lo sabemos, y él tampoco. Sorprendentemente, parece perfectamente bien de cualquier manera.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

PODRÍA INTERESARTE

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.