fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

cobertura

Sepp Straka: De temer en la primera fecha no pasar el corte a ganar el domingo el John Deere Classic

Sepp Straka se paró en el fairway 18 con un hierro 8 en sus manos, la confianza corriendo por sus venas y una segunda victoria en el PGA Tour a la vista. “El objetivo seguía siendo mantener el mismo plan de juego e intentar terminar y ganar un torneo de golf”.

Menos mal que se sentía así. Straka procedió a realizar un approach desde 181 yardas, sin embargo, no fue al Green sino al agua que estaba a la izquierda. Le costó un doble bogey y estropeó lo que había sido una ronda sensacional, una de las mejores de esta temporada. Pero a veces una ronda califica como excelente por ser lo suficientemente buena, y eso es lo que Straka presentó al marcar un 62, nueve bajo par, y publicar una victoria por dos golpes en el John Deere Classic.

Durante 17 hoyos, Straka ametralló por completo al campo con nueve birdies y un eagle, pero después de recuperarse de cuatro golpes para comenzar la ronda final y construir una ventaja de cinco golpes, dejó la puerta abierta con un error fuera de lugar con la calidad del golf que había estado exhibiendo.

Un birdie en el último hoyo, o en cualquiera de los tres hoyos anteriores después de llegar a 11 bajo par, le habría dado a Straka el decimotercer puntaje sub-60 en la historia del circuito. También se habría convertido en el tercer jugador, después de David Duval y Stuart Appleby, en ganar con 59 en la ronda final.

Terminado su juego y debió esperar más de una hora, con la esperanza de que su total de 263, 21 bajo par, se mantuviera. El líder de la tercera ronda, Brendan Todd, subió de un golpe, pero no pudo alcanzar a Straka y este se llevó U$S 1.332 millones más rico y quizás un paso más cerca de formar parte del equipo europeo de la Ryder Cup.

“Con suerte, puedo participar en el equipo europeo”, dijo Straka, quien nació en Viena pero se mudó con su familia a Estados Unidos cuando tenía 14 años y asistió a la Universidad de Georgia.

Straka, que ascendió al puesto 27 del mundo, es el segundo ganador del circuito esta temporada en hacer doble bogey en el hoyo final, siguiendo al argentino Emiliano Grillo en el Charles Schwab Challenge. Straka comenzó la semana con dos sobre 73 y se sentó en el puesto 133 antes de recuperarse con 63 y 65 para subir a la pelea final.

Reconoció a su instructor de juego corto Tim Yelverton con un consejo que cambió su suerte. Yelverton le envió un mensaje al celular el jueves después de esa primera ronda y le dijo a Straka que la punta de su putter estaba hacia arriba. Straka ajustó sus manos un poco más arriba para aplanar la cabeza del palo.

Luego de esa recomendación lideró el campo en golpes ganados/putts el domingo y fue cuarto en la semana con 6.731. También fue el mejor en birdies con 26.

“Fue una locura, no quería pensar demasiado en eso para no perder la sensación”, dijo sobre estar en iluminado.

Su mejor oportunidad de llegar a 12 bajo par llegó en el hoyo 17, un par 5, pero logró un intento de birdie de casi tres metros. Luego vino el paso en falso de Sepp en el 18, que por un tiempo parecía que le podía costar el torneo.

“No fue un buen tiro”, dijo sobre su approach final. “El viento estaba por la derecha. Solo estaba tratando de ir a la mitad del green y dejar que caiga hacia la izquierda y luego el viento lo arrastró al agua. Es desafortunado. Creo que fue el primer mal golpe que hice hoy”.

Todd brindó un respiro que no podía darse el lujo de perder cuando metió tres puts en el hoyo 16 par 4 desde casi 9 metros para quedarse dos atrás. El primer putt fue demasiado fuerte y se pasó casi dos metros.

Straka hizo muchas cosas con esa ronda. Estableció el récord del torneo de ronda final más baja por un ganador, eclipsando la marca de Payne Stewart de 63 en el evento de 1982 en Oakwood CC en Coal Valley, Illinois, y el récord del torneo de mayor remontada después de 18 hoyos cuando estaba detrás de Jonas Blixt por 11 tiros. Empató lo que se cree que es un récord de la gira con la ronda más baja que incluye un doble bogey, uniéndose a otros cuatro, incluido Harry Higgs a principios de este año en The American Express.

Finalmente, ningún jugador desde 1983 había estado tan abajo en la tabla de clasificación en un evento del Tour después de una ronda. Ian Poulter fue 123 después de 18 hoyos antes de ganar el Abierto de Houston 2018.

“Cada vez que juegas un torneo, descubres algo nuevo. Esa experiencia es invaluable”, dijo Straka. “Entonces, solo sabiendo que estaba en el lugar de 130 y tantos después de la primera ronda y terminé ganando”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.