fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

Orlando Sánchez: “Me gusta el golf porque se parece a la vida”

En uno de sus tantos destinos de residencia debido a su trabajo, Orlando Sánchez se decidió a probar suerte con el golf. El camino comenzó en Trenque Lauquén Golf Club, primero acompañando a uno de sus hijos y luego continuó por su cuenta hasta el día de hoy.

En este recorrido, Sánchez hizo varios amigos en distintos puntos del país, conoció varias canchas y llegó a tener 9 de hándicap en 2016. Hoy, a los 60 años, se estableció en Buenos Aires y volvió a jugar con continuidad.

-¿Desde cuándo juega al golf y dónde empezó?

-Comencé en el año 2010 en Trenque Lauquén. Era Gerente de la sucursal de un banco en esa ciudad y el abogado de la representación legal del banco, que era el presidente del Trenque Lauquen Golf Club, me invitó para que conozca de qué se trataba. Siempre tenía pensado jugar al golf en algún momento. Un sábado fui a la cancha junto al más chico de mis hijos, que en ese momento tenía 10 años, y a él también le interesó y se quedó tomando una clase mientras que yo vi nueve hoyos de una ronda y me volví a mi casa.

-¿Qué lo motivó para comenzar su práctica?

-Mi hijo jugaba y yo lo llevaba a todos lados. En un momento su profesor me dio unas clases y después de tres o cuatro meses, empecé a pegar pelotas en el Driving. Al año siguiente, con el nuevo hándicap, empecé a jugar al golf. Es una adicción, me quería ir del trabajo para poder jugar al golf. Practicaba todos los días las sacadas del búnker, los approachs y demás. Entonces mejoré rápidamente y llegué a jugar 12 de hándicap antes de irme de traslado a San Francisco, Córdoba. Allí también me quedaba cerca la cancha de golf, así que fui bajando el hándicap.

-¿Cuál fue la mejor cifra de hándicap que alcanzó?

-Durante seis meses jugué 9 de hándicap. Luego, por cuestiones de trabajo me tuve que ir al sur y allí no tenía una cancha cerca. Iba a jugar a Madryn una vez por semana. Eso me llevó a ir perdiendo mi regularidad. Ahora estoy viviendo en Buenos Aires hace siete meses y lentamente fui recuperando el nivel. Volví con 22 y ahora estoy en 18.2 de hándicap.

-¿Cuáles fueron sus mejores resultados?

-Hace poco fui a jugar a Everlinks y gané un torneo. Si bien era una categoría única, éramos unos 30 jugadores. Hacía muchísimo tiempo que no jugaba al golf como ese día. En los primeros nueve hoyos terminé con un score de +3, con seis pares y tres bogeys. Lógicamente, en la segunda vuelta, que es más difícil, apareció el hándicap e hice +13.

-¿Suele participar en torneos?

-En la época que estuve trabajando en San Francisco, tuve cierta influencia para que la familia Del Fabro organice un torneo con un formato similar a la Copa Ryder. Se juega en dos días, por equipos y participan todos los integrantes del club. La primera jornada es un fourball match de 18 hoyos y la segunda un “foursome chapman”: se sale con el driver, se elige la mejor pelota y continúa con tiros alternados. Es un certamen que ya está institucionalizado y, como yo pertenecía a esa comunidad de golf, me sigue invitando el organizador y voy cada vez que puedo. El año pasado ganamos con el equipo azul, y este año nos ganaron los blancos por 11 a 9. Es una linda experiencia poder ir hasta San Francisco, ya que hay mucha camaradería. El cierre del evento es con un asado.

-Para los interesados en el turismo y el golf, ¿cuáles campos recomendarías en la Argentina como impostergables?

-Una cancha hermosa, que lógicamente combina con el turismo, es la de Chapelco. Tuve la suerte de jugarla dos veces y gané en mi categoría cuando tenía 20 de hándicap. El entorno es hermoso y el mantenimiento muy bueno. Es una cancha donde se juega el PGA Latinoamérica algunas veces. Me gustaron los greens y el dibujo del campo. Cuando vivía en Córdoba, Potrerillo de Larreta, para mí es la mejor de Córdoba porque los greens son rápidos. No es una cancha difícil ni tampoco larga, se puede jugar y el paisaje es muy lindo. Tiene su dificultad lógicamente porque está en la sierra. Si uno no está acostumbrado a jugar con las caídas, se hace muy difícil. Dos o tres veces nada más le he hecho score.

-¿En su estadía en el sur conoció otras canchas?

-En Trelew y hay una cancha que es toda de tierra. Es una característica muy difícil, por eso se me fue el hándicap muy arriba cuando viví allí. Creo que es la única de ese estilo en Latinoamérica que está habilitada y homologada por la Asociación Argentina de Golf. Es un golf totalmente distinto. Me sentía incómodo, por eso iba a Puerto Madryn una vez por semana. Sin embargo, después empecé a ir a ese campo de Trelew para jugar los hierros largos y los drives.

-¿Cuáles son sus dos campos de golf preferidos a los que asiste habitualmente?

-Una cancha que me gustó jugar cada vez que podía ir fue Olivos Golf Club. El Olivos Golf Club es una cancha que siempre me gustó. Everlinks, del cual soy socio, es un muy lindo campo. Creo que es la cancha más larga de Latinoamérica, con alrededor de 7.800 yardas. El hoyo 4, un par 3, es uno de los hoyos más difíciles porque tiene laguna de los dos lados y un green elevado. Por lo tanto, uno tiene que pegar muy bien para dejar la pelota arriba. Normalmente juego en Praderas de Luján, San Eliseo, Ocaragua o La Providencia. Tratamos de jugar en todos los campos. La del Jockey de San Isidro he ido a visitarla y al participar en El Cronista Open Golf tuve la oportunidad de conocer canchas como Los Lagartos y Highland.

RUS

-¿Long drive o approach?

-Approach, porque lo juego mejor que el drive. El approach es una parte del juego que se debe tener muy bien aceitada. Cuando vivía en San Francisco practicaba permanentemente approach y sacada de búnker en el putting green.

-Si tuviera que salir solo con tres palos, ¿cuáles serían?

-En un par 4, saldría con el drive, el hierro 7 y el 54. Para la salida, necesito sí o sí el drive, después pegaría con el 9 para acercarla mientras que el 54 sería para hacer el approach.

-¿Cuál es el mejor campo de golf que conoció en su vida?

-Olivos Golf Club. Antes de la pandemia, como tenía a mi hijo estudiando en Buenos Aires, venía a verlo y aprovechaba para jugar en Olivos jueves y viernes. También jugué la clasificación a la Copa Ford. El hoyo más desafiante es el 10, un par 5 que tiene un buen dibujo.

-¿Alguna vez estuvo cerca de un hoyo en uno?

-Muchas veces estuve cerca, pero nunca lo conseguí en los trece años que llevo jugando al golf. En la cancha de San Francisco, Córdoba, en el hoyo 9 salí con el hierro 6 y en dos ocasiones la pelota pegó en la bandera y quedó muy cerca. Las dos veces en el mismo hoyo y con el mismo palo.

-¿Quiénes son los miembros más habituales en su línea?

-Juego con Hugo Andreoli, un amigo de Trelew, y con Pablo Bernardou de Buenos Aires. Normalmente vamos a jugar los tres. También formo parte de un grupo llamado “Los buenos muchachos”, del club La Providencia, con quienes voy a jugar el circuito El Cronista Open Golf. Uno va conociendo personas y va formando un grupo con la gente con la cual se identifica en cuanto al comportamiento y la forma de ver el juego.

-¿Hay otros golfistas en su familia?

-Mi hijo más grande quiere aprender, cuando el trabajo se lo permita empezará. Mi otro hijo aprendió y a los 15 años dejó de jugar. A los 18 volvió, ganó algunos torneos y bajó de hándicap. Después se rompió los ligamentos cruzados jugando al fútbol y no jugó nunca más. En algún momento volverá, la ventaja que tiene es que tiene el swing armado porque aprendió de chiquito. Tanto en Trenque Lauquen como en San Francisco íbamos a jugar juntos. Eso es lo lindo que tiene el golf, que uno puede disfrutar con sus hijos en cualquier edad.

-¿Cuál es su palo preferido?

-El hierro 7. Primero por la distancia y aparte porque siempre pegué bien con ese palo. Si tengo que hacer una estadística de los hierros, es con el que menos errores cometí. La satisfacción que siento pegándole con el hierro 7 es espectacular.

-¿Qué es el golf para usted?

-Es como la vida misma, porque da tristezas, satisfacciones y alegrías en el mismo periodo o momento que uno juega al golf y la vida es eso, hay tristezas, alegrías y sonrisas. Para mí el mejor deporte es el golf, porque ofrece desafíos constantes y uno tiene que resolver situaciones. La vida te hace hacer eso y en el golf uno tiene que decidir en cada momento. Por ejemplo, entre sacarla a buena o arriesgarse. A veces en la vida hay que decidir sobre algunas cuestiones de trabajo. Me gusta el golf porque se parece a la vida. Hay que tomar decisiones, analizar qué se va a hacer y jugar con estrategias. Además, no se juega contra otro, nadie te va a hacer una infracción o te va a esconder la pelota. Uno juega contra la naturaleza y contra la cancha. Es uno el que toma las decisiones y por eso es un deporte fantástico. Otro aspecto que tiene es que uno conoce a las personas. La persona que uno ve cómo es en el golf, así es en la vida.

-¿Tiene una anécdota relacionada con el golf que quiera compartir?

-Cuando lo conocí a Hugo Andreoli, estábamos jugando un torneo en Las Bardas, la cancha de tierra que mencioné de Trelew. Salimos los dos a jugar la cancha estándar. Llegamos al hoyo 6 y él venía +1 mientras que yo iba +14. De pronto empezó a llover y en ese campo no se puede jugar con lluvia porque se embarra. Afortunadamente estábamos a unos 150 metros del club house, con Hugo nos reíamos porque parecía que teníamos tacos por toda la greda que pisamos. Otra curiosidad fue este año en un torneo que se hace en Luján y se juega en tres canchas: Everlinks, Praderas y La Colina. Veníamos jugando creo que en el hoyo 14 de La Colina, hago un approach de unas 150 yardas, la pelota picó en el green y pasó de largo. Cuando me estoy acercando, un carancho levantó la pelota y se la llevó. Unos chicos me dijeron que es normal que hagan eso, fue la primera vez que me pasó y no sabía que podría suceder.

Una respuesta a “Orlando Sánchez: “Me gusta el golf porque se parece a la vida””

  1. Hugo Andreoli Avatar
    Hugo Andreoli

    Un crack el amigo Orlando……compartir una jornada de golf con el te hace sentir bien y hace que el juego se comparta plenamente, permitiéndonos disfrutar no solo el deporte sino la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 Comment

  1. Hugo Andreoli

    noviembre 25, 2023 at 12:06 am

    Un crack el amigo Orlando……compartir una jornada de golf con el te hace sentir bien y hace que el juego se comparta plenamente, permitiéndonos disfrutar no solo el deporte sino la vida!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.