fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

cobertura

LIV. El líder de la primera fecha gano en tres días lo que no había hecho en cuatro años.

Este fin de semana, el sudafricano Charl Schwartzel, número 126 en la clasificación mundial, ha vencido en el primer torneo de la liga saudí, desarrollado en el Centurion Club de Londres. Por su muy buena performance en tres días embolso los cuatro millones de dólares que reparte la clasificación individual solo para el líder y además sumo otros 750.000 dólares porque su equipo, el que formaba con otros tres compatriotas, arraso en la modalidad colectiva: es decir, un premio de 4,75 millones por este fin de semana.

El sudafricano de 37 años en los últimos cuatro años había ganado 3,9 millones en el circuito norteamericano.  “Nunca, ni en mis sueños más locos, pensé que podríamos jugar por tanto dinero en el golf”, dijo al público Schwartzel, quien no ganaba un evento de la PGA o la gira europea desde 2016.

Schwartzel ganó el Masters de Augusta en 2011, fue sexto del mundo, y celebró dos victorias en el PGA Tour y 11 en el circuito europeo. Pero a los 37 años sus días de gloria parecía que ya habían pasado. Sin embargo, la vida da sorpresas y es que aquí la Superliga saudí engordo considerablemente su cuenta bancaria.

Greg Norman, Ceo de la liga saudí.

Entre los premios del LIV y el PGA la diferencia en términos económicos es abismal. Frente a esos 4,75 millones, el ganador del US Open de la próxima semana recibirá menos de la mitad: 2,2. Difícil que bajo esa realidad no haya un goteo de golfistas que no se asusten por pegarle un portazo al Tour estadounidense.

De hecho, el viernes se anunció el fichaje de Bryson Dechambeau, número 38 del mundo, ganador del US Open de 2020 y uno de los grandes pegadores del circuito. Este sábado la nueva alarma se encendió nuevamente cuando también se sumó Patrick Reed, 36º en la clasificación mundial, vencedor del Masters de 2018.

Schwartzel se impuso con siete golpes bajo el par, uno de ventaja sobre el también sudafricano Hennie du Plessis y dos sobre otro compatriota, Branden Grace, y sobre el estadounidense Peter Uihlein.

Por su lado, Dustin Johnson fue octavo con -1 y Phil Mickelson, 33º con +10. Más allá de las posiciones, los 48 de Londres son los primeros ganadores de la guerra desatada entre la nueva liga saudí y el circuito estadounidense.

La expulsión de los rebeldes del PGA Tour no ha echado para atrás a nadie. Al contrario, cada vez son más los creyentes en esta Super Liga liderada por Greg Norman. De hecho, dada la repercusión que tuvo este arranque podemos decir que el resultado inicial, en términos futbolísticos, es LIV 1, PGA 0.

Un espectáculo atractivo.

El LIV Golf Investments supo vender un buen producto en el que es otro frente de este conflicto, el televisivo y mediático. Las salidas simultáneas de los golfistas en las tres rondas, por 16 hoyos diferentes, han permitido confeccionar una retransmisión televisiva con más acción, de un golpe a otro sin descanso, condimentado con los comentarios de jugadores y caddies captados a través de los micrófonos que llevaban, todo ello condensado en cinco horas en lugar de las interminables jornadas del juego como se ha conocido hasta ahora.

Entre las cosas a mejorar, ha sido más complicado seguir la clasificación a través de las iniciales de los golfistas sobre la pantalla, al estilo de la fórmula uno. El caso es que para bien o para mal, una nueva era se ha abierto. Y cada día que pasa, la liga saudí va ganando relevancia.

1 Comment

  1. Richard Mendez

    June 13, 2022 at 1:20 am

    Billetera Mata Galán

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PODRÍA INTERESARTE

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.