fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

La única vez que Tiger Woods no ganó un major siendo líder tras 54 hoyos

Al evaluar la carrera de Tiger Woods, su impacto en el golf está fuera de discusión. Desde su aparición en el circuito, marcó un antes y un después, elevó la popularidad del deporte, construyó un legado y se convirtió en el ídolo de las siguientes generaciones. En cuanto al eterno debate sobre si es el mejor golfista de la historia, aquellos que le adjudican ese lugar a Jack Nicklaus priorizan los 18 major que conquistó el “Oso Dorado” sobre el impacto de Tiger.

A base de títulos y un juego imponente, Tiger dominó al golf durante muchos años. Los campeonatos grandes siempre fueron su principal desafío con el objetivo de superar a Nicklaus y consagrarse de forma unánime como el más grande de todos los tiempos. Los asuntos extradeportivos que afectaron su rendimiento sumado a las lesiones que acumuló en su carrera, mermaron su capacidad de competir en los grandes escenarios.

Su juego agresivo, su mentalidad y el manejo de la presión, fueron argumentos para considerarlo como máximo candidato en las definiciones de los torneos grandes. No obstante, en el PGA Championship 2009 el mundo del golf vivió una sorpresa al ver a Tiger ser superado tras ser líder en 54 hoyos.

Hasta ese momento, Tiger acumulaba 14 majors y en varios de ellos había establecido una clara diferencia sobre sus competidores. Cuatro de esos títulos los habían conseguido en el PGA Championship (1999, 2000, 2006 y 2007). Su última victoria en un torneo grande había sido el US Open 2008. En 2009, había tenido buenas actuaciones en el Masters y el US Open, en los cuales finalizó T-6 mientras que no superó el corte en el Abierto Británico. 

RUS

En agosto llegó el turno del PGA Championship que se llevó a cabo en el campo Hazeltine National Golf Club (par 72), ubicado en Chaska, Minnesota. Tiger tuvo un buen comienzo con 67 golpes (-5) en la primera ronda, producto de cinco birdies y libre de bogeys. En la segunda jornada, sostuvo su ritmo gracias a tres aciertos consecutivos con los cuales selló una actuación de 70 golpes (-2) y marcó una diferencia de cuatro golpes sobre el resto de los jugadores, entre los que estaban Lucas Glover y Pádraig Harrington, campeón defensor.

Al día siguiente, Woods se mantuvo en lo más alto del tablero con una ronda de 71 golpes y un score acumulado de ocho golpes bajo el par, dos menos que sus escoltas Harrington y el surcoreano Yang Yong-Eun, ganador del Honda Classic de aquel año, mientras que Henrik Stenson y Glover tenían -4.

De esa forma, Tiger llegaba como líder tras 54 hoyos y, avalado por su estadística, como gran favorito para quedarse con el triunfo. Woods, número uno del ranking mundial, tenía un récord de 47 triunfos en las 50 ocasiones en las que lideraba un torneo luego de la tercera ronda.

Un quíntuple bogey por dos pelotas que terminaron en el agua del octavo hoyo quitó de la lucha por el título al irlandés Harrington mientras que Glover encadenó errores a partir del sexto hoyo. En consecuencia, la definición se redujo a Tiger frente a Yang, de 37 años, quien lideró junto a la estrella desde el octavo hoyo, donde Woods sufrió el segundo bogey de la jornada, con seis golpes bajo par.

La sorpresa llegó en el hoyo 14, donde Yang marcó un águila que le dio la ventaja que sostuvo hasta el 18. El surcoreano derribó cualquier posibilidad de desempate con un gran birdie que lo convirtió en el primer jugador asiático en ganar un major del circuito masculino, con el agregado de haberlo conseguido en un cierre frente a una de las máximas leyendas del deporte. En tanto, en el tercer puesto finalizaron igualados Rory McIlroy y Lee Westwood con un score de -3 y en el quinto lugar se ubicó Glover con -2.

Lo peor que podía hacer era simplemente perder contra Tiger. Así que realmente no tenía mucho en juego“, comentó Yang luego de su hazaña. Y agregó: “Sabía que las probabilidades estaban en mi contra. Intenté estar lo menos nervioso posible y arriesgué todo. Me he imaginado esto varias veces: jugar contra el mejor jugador de la historia del golf y en la ronda final de un major. Siempre he soñado con esto“.

Previamente, Yang había resistido un intento de arremetida de Tiger en la definición del WGC HSBC Champions 2006 en China, que terminó ganando con dos golpes de ventaja. A lo largo de su carrera, el surcoreano obtuvo varias victorias en todo el mundo. Ganó en el PGA Tour, en el circuito europeo (actual DP World Tour), Japan Tour y el Asian Tour, entre otros.

Más allá de los títulos, Yang grabó su nombre en la historia por ser protagonista de la única vez que Woods no ganó un major siendo líder tras 54 hoyos. Por su parte, al analizar su actuación Tiger señaló errores con el putt y dijo: “Jugué lo suficientemente bien toda la semana para ganar el campeonato. Le pegué muy bien a la bola desde el tee, golpeé bien mis hierros. Hice todo lo que tenía que hacer excepto meter la bola en el hoyo. Tienes que hacer putts, yo no hice eso

No obstante, Tiger tuvo una especie de revancha personal pocos meses después cuando él y Yang volvieron a estar cara a cara en uno de los duelos individuales de la Copa Presidentes 2009. El californiano liquidó el partido con una diferencia de 6 hoyos a falta de cinco por jugar y fue determinante para la victoria estadounidense.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.