fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

Juan Deriane: “Mi primera pelota en una cancha de golf terminó en el baño de una casa”

Tras un debut con un primer tiro accidentado, Juan Deriane terminó el 2008 siendo nombrado como “Jugador del Año” en su categoría. Tanto él como su hermano Jorge, conocieron el golf porque su padre lo veía por televisión. Hoy, ambos integran un grupo de amigos golfistas que se junta a jugar los miércoles y recorren distintas canchas.

Entre sus varias ocupaciones como profesor de educación física, dueño de un club de pádel y comerciante, a los 55 años Deriane se reserva tiempo para compartir una jornada de golf semanal junto a su grupo. Actualmente cuenta con 11 de hándicap y a fines de 2023 ganó un viaje a Brasil a través del circuito El Cronista Open Golf.

-¿Desde cuándo juega al golf y cómo empezó?

-Comencé a jugar en el 2008. A mi papá le gustaba mucho el golf y, aunque no había tantos canales como ahora, lo miraba por la televisión. Con mi hermano éramos más de jugar fútbol, tenis o pádel. Nunca se me había ocurrido probar con el golf. Primero mi hermano empezó a jugar con mi papá. Después fue con un amigo nuestro que es Lorenzo Kolocsar y un día me prestaron una bolsa de palos y me invitaron a ir a jugar con ellos. Hasta ese momento no había tirado ni una pelota.

RUS

-¿Tomó clases en algún momento?

-Mi amigo Diego Herrera es profesor de golf. En su momento trabajó en el Olivos Golf Club. He ido a pegar con él un par de veces, pero en todos estos años no fui a más de diez clases. Siempre fue para corregir alguna cosa y las posturas. La última vez que tomé clases fue hace seis meses porque quería mejorar un poco y él me dio dos tips que me acomodaron bastante.

-¿Cuáles fueron sus mejores resultados?

-He ganado mucho, en los torneos que hemos jugado con mi grupo de amigos he salido varias veces primero y he recibido premios. Gané la final de El Cronista Open Golf del año pasado y obtuve un viaje a Trancoso, Brasil, para jugar en el Terravista Golf Club. Me acuerdo también de haber jugado un lindo torneo en La Orquídea, donde hice una ronda de 64 el primer día en la categoría entre 10 y 17 de hándicap. En nuestro grupo nos controlamos mucho y tratamos de que todo el mundo presente tarjeta y aprenda las reglas. Nuestro hándicap es muy real porque jugamos muchas veces por mes y somos un grupo que jugamos golf en lugar de “casi golf”. Es decir, se aplican todas las reglas y se controla, no nos dejamos pasar ninguna. Dentro del grupo, dos personas tuvimos la suerte de ganar en El Cronista Open Golf y mi hermano quedó en segundo lugar. Que tres de las doce personas hayan estado tan cerca demuestra que es un grupo competitivo.

-¿En cuánto tiempo logró su mejor hándicap?

-Empecé a jugar en 2008 con 24 de hándicap, lo que me dieron en un primer momento. Ese mismo año bajé a 15 más o menos, me hicieron una entrevista en una revista porque fui “Jugador del Año” en mi categoría. Gané un viaje a Estados Unidos para representar a la Argentina, pero no pude ir. Como al principio dan un hándicap alto, si uno usa un poco la cabeza y lleva la pelota por el medio, tiene mucha ventaja. Luego me mantuve algunos años entre 14 y 15 y después llegué a 10 u 11 que es mi número actual. En una época llegué a jugar dos o tres veces por semana. Iba martes, miércoles y viernes, pero fue un furor que duró un año.

-¿Cuáles son sus campos de golf preferidos a los que asiste habitualmente?

-Vivo muy cerca del Olivos Golf Club y me encanta. Juego bastante seguido con Hugo Mica, un amigo que es socio y también lo hacía con Gabriel Compagnet, quien falleció hace muy poco. A mí me gustan todos los hoyos, no tengo uno en especial. El 15 de Olivos es conocido. A los pegadores largos nos gusta tratar de llegar en dos. Me gusta jugar en canchas buenas, con un buen piso y que el club se dedique al mantenimiento. Otro club donde juego mucho es Lagartos, que está espectacular en estos momentos. Highland es una cancha muy buena, al igual que Estancias y Golfers tiene muy lindo piso.

-¿Long drive o approach?

-Me gustan los dos porque soy súper competitivo. He ganado algunos Long drive. Tengo un drive promedio de 240 yardas. Una vez en el hoyo 9 de Highland llegue a pegar 290 yardas con viento a favor. En el grupo somos tres o cuatro los que pueden llegar lejos y también competimos entre nosotros. Mi hermano es uno de ellos mientras que Lorenzo le sigue pegando muy derecho y fuerte, pero le sacamos unas 20 o 30 yardas de diferencia. Ahora se sumaron los jóvenes como el hijo de Lorenzo, Berni, que juega muy bien. Lo he visto pegar 311 yardas. Los que pegamos largo corremos con alguna ventaja, cuando la cancha es larga nuestros amigos siempre llegan en tres tiros y nosotros en dos. También es cierto que ellos tienen muy buen approach y se las ingenian bien.

-¿Si tuviera que salir solo con tres palos cuáles serían?

-Puedo jugar con el hierro 5, hierro 8 y el putter. Con un hierro 5 puedo pegar hasta 215 yardas, en las canchas donde juego, muchas veces no necesito el drive. Si le pego bien, con dos tiros de hierro 5 llego a cualquier green. Primero aprendí a jugar por abajo los árboles. Entonces, si me queda una pelota apretada o tapada, con un hierro 8 puedo sacarla bajita. Para los approachs alrededor del green, mientras no haya que volarla, con un hiero 8 la subo. Luego, siempre hay que tener un putter porque es fundamental. Con esos tres palos puedo jugar tranquilamente.

-¿Cuál es el mejor campo de golf que conoció en su vida?

-Potrerillo de Larreta, en Córdoba, es al que iría si me dan a elegir. Está ubicado en medio de las montañas, todos los que juegan al golf saben lo que es. De Córdoba también me gusta Estancia La Paz, la conocí el año pasado. Ambas son canchas hermosas a las que hemos ido a jugar con el grupo.  

-¿Alguna vez estuvo cerca de un hoyo en uno?

-No tuve la suerte de hacer ninguno. Lo más cerca que estuve fue quedar a unos 10 centímetros. Son tiros que uno hace y recién cuando llega al green ve dónde quedó. En nuestro grupo, si hay un hoyo en uno, el que lo hace debe invitar a comer a los demás a un restaurante de San Isidro. Es un pacto que tenemos firmado en una servilleta. El que emboca hoyo en uno paga una cena para los que estaban jugando ese día y sus esposas. Desde que establecimos esa norma hace más de diez años, ocurrió en dos veces.

-¿Quiénes son los miembros más habituales en su línea?

-Generalmente jugamos entre 9 y 10 personas, a veces hemos sido 15 o 16. Entre ellos están mi hermano Jorge, también Lorenzo, Roberto y Bernardo Kolocsar, Hugo Mica y sus dos hijos, José y Antonio Mendes Reis, Lucas y Guillermo Casal. Gabi Compagnet falleció este año, fue una pérdida muy grande para nosotros. Era el mejor que teníamos, un excelente jugador que tenía 5 de hándicap. Jugó al golf hasta último momento. El año anterior quedó segundo en su categoría en el circuito El Cronista Open Golf.

-¿Hay otros golfistas en su familia?

-Mi papá tuvo hándicap muy poco tiempo porque falleció. Él jugaba en Los Álamos, un club chico ubicado sobre la ruta 8 que tiene una cancha de nueve hoyos. Con mi hermano Jorge tenemos un nivel parecido y competimos con score gross, sin hándicap, en el puntaje de la ida, la vuelta, los birdies y varias cosas. Desde que él se fue a vivir a Lagartos también empezó a jugar mi cuñada. Mi hermana está aprendiendo, todavía no tiene hándicap. Ahora, cuando viajamos de vacaciones, las mujeres también quieren jugar al golf.

-¿Cuál es su palo preferido?

-En una época el hierro 7 me daba mucha confianza, pero ya no. Este año cambié el drive y ahora es el que más me gusta cuando le pego. Creo que en parte pude ganar en El Cronista Open Golf porque me ayudó bastante, junto a algunas cosas que me corrigió mi amigo y profesor Diego. Lo que sí tenía era palos a los cuales castigaba. Al hierro 7 lo dejaba dentro de un placard y no lo llevaba. Le pegaba bien con todos y justo con ese me salía para cualquier lado.

-¿Qué es el golf para usted?

-Más que nada es algo para reunirme con amigos. Ni siquiera lo tomo como deporte, para mí es fundamental el hoyo 19. Si tengo que jugar con alguien y después no me puedo quedar a tomar una cerveza o un café, no tiene sentido. Se trata de ver una vez por semana a los muchachos. Nos juntamos, charlamos y se crean buenos vínculos. A esta altura, si vos haces algo y no la pasas bien, no vale la pena. Hay gente que se obsesiona. Yo voy y trato de jugar lo mejor posible porque es una competencia entre nosotros, pero en definitiva es para poder divertirte.

-¿Qué tiene el golf de especial que otros deportes no tengan?

-En el golf uno juega contra sí mismo. Contra la cancha también, pero principalmente contra uno mismo. No hay nadie que te devuelva la pelotita como en el pádel ni alguien que te haga un gol como en el fútbol. Es un desafío mental. Toda mi vida hice deporte, jugué al tenis, pádel, básquet y fui federado en vóley. Soy bastante autodidacta y competitivo para los deportes. Si alguien un día está con un problema de trabajo o familiar, va a jugar mal. En cambio, cuando la está pasando bien entre amigos, va a jugar bien. El golf pasa mucho por la cabeza y los desafíos personales. Obviamente hay que pegarle bien a la pelota, pero el que tiene 20 de hándicap y juega hace muchos años, ya sabe jugar con su 20 de hándicap. La cuestión es cómo está ese día desde lo mental.

-¿Tiene una anécdota relacionada con el golf que quiera compartir?

-Mi primera pelota en una cancha de golf no cayó en ningún fairway ni en el rough, terminó en el baño de una casa. Fue en el hoyo 1 de la cancha Del Agua en el campo Los Lagartos. La saqué a la izquierda y se metió en una casa por la ventana. Así empecé. Cuando pasamos por la puerta, salió una empleada que nos devolvió la pelota y nos dijo si podíamos avisar por cuestiones del seguro. Cuando voy a jugar ahí y pasó por ese hoyo me acuerdo de aquel tiro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.