fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

Jorge Saltamartini: “Con la fortuna de mi lado, jugué a la altura de Roberto De Vicenzo”

El golf es un deporte tan desafiante que absorbe a todos aquellos que se entusiasman con su práctica. A su vez, es un espacio de camaradería ya que los golfistas suelen aconsejarse mutuamente, sobre todo a quienes se encuentran dando sus primeros pasos en dicho deporte.

Jorge Saltamartini, corredor inmobiliario, lleva más de dos décadas jugando al golf y continúa descubriendo secretos del swing. Llegó a tener 17 de hándicap y hoy, a los 71 años, cuenta con 29 de hándicap. En todo este tiempo de recorrer los campos, Saltamartini acumuló varias anécdotas. Desde coincidir con Miguel Brindisi en una cancha hasta darse el lujo de jugar un hoyo junto a la máxima leyenda del golf argentino Roberto De Vicenzo.

-¿Desde cuándo juega al golf y cómo fue que empezó?

-Desde el 2000, antes jugaba al tenis. En aquel año trabajaba en una empresa y alguien del área comercial me comentó que iba a ir a tomar clases a Costa Salguero. Fui a ver cómo era, alquilé un palo y un balde de pelotas para probar y a partir de ahí me enganché con el golf.

-¿Qué lo motivó para comenzar su práctica?

-La sensación de lanzar la pelota y que tome vuelo es muy agradable. Después de un año de ir a pegar pelotitas en el Driving, empecé a salir a las canchas a jugar. Al haber jugado tenis, no me resultó tan dramático poder pegarle, pero después de 24 años, sinceramente, creo que recién ahora entendí el swing. Realmente aprendí jugando en el Mitre. Es un club muy amigable, la gente ayuda y da consejos. Me acuerdo de tres hermanos que habían sido caddies, tipos de mucha experiencia. Ellos me explicaban los secretos.

-¿Cuáles fueron sus mejores resultados?

-Gané muchos torneos en mi categoría, campeonatos de club en Mitre, que es una cancha de nueve hoyos. Si hago menos de 50 golpes, soy feliz.

-¿Cuántas veces por semana juega normalmente?

-En promedio juego dos veces por semana. Los miércoles con un grupo con el cual vamos rotando de canchas y el fin de semana en el club Mitre, del que fui socio durante muchos años.

-¿Cuáles son sus dos campos de golf preferidos a los que asiste habitualmente?

-El paisaje del campo Cabeza de Caballo me gusta mucho por el bosque y lo agreste que es. San Patricio es una linda cancha. Tiene agua, es bastante desafiante y me resulta muy agradable. También juego en San Jorge, que está mejorando mucho, y San Martín es muy buena cancha. La salida de San Patricio tiene un dogleg a la derecha con agua. Es el hoyo más destacado del campo, en el cual he hecho par, pero es bastante complicado.

Jorge Saltamartini junto a Néstor Vázquez

-¿Long drive o approach?

-Long drive no hago. Me gusta salir con madera y con hierros, pero creo que la clave está en el approach y en el putt. De alguna forma se llega, el desafío está en la precisión. Es importante dejar la pelota a la altura de la bandera. La salida larga genera una linda satisfacción y, además, ayuda porque permite llegar sin tanto trabajo. Si en un par 4 uno hace una salida larga, después con otro tiro más puede estar en el green o en la entrada del green.

-¿Considera más desafiante el approach?

-Hacer un lindo approach tal vez da más satisfacción. Si una tira a la bandera desde 50 yardas y la deja dentro de los dos metros de distancia o un metro de distancia se va a sentir mucho más satisfecho que haber tirado un drive largo. Convendría tomarse el trabajo de ir algún día de la semana a practicar mucho el approach porque es toda una cuestión de sensación y lógicamente de técnica.

RUS

-¿Si tuviera que salir solo con tres palos cuáles serían?

-Elegiría el putter lógicamente, un sand porque también sirve para hacer approach y un hierro 7. En un par 5, intentaría llegar en cuatro golpes al green. Si se va al búnker, usaría el sand y después en el green trataría de hacer dos golpes. Es decir, completar un par 5 con seis golpes.

-¿Cuál es el mejor campo de golf que conoció en su vida?

-Uno donde no jugué. Una vez tuve que ir por trabajo con un cliente a Phoenix. En aquella época no jugaba al golf, pero me pareció que era un campo espectacular y todavía lo recuerdo. Estábamos en un hotel que me parece que tenía más de una cancha, fue hace muchos años. Eran canchas de estilo links, sin árboles y con un verde impresionante a pesar de que Arizona es una zona desértica. El lugar era muy bonito. Yo tendría 30 años y veía a señores mayores pegándole a la pelota y yendo con carrito y decía “que aburrido debe ser este deporte”. Luego terminé como esos señores.

-¿Alguna vez estuvo cerca de un hoyo en uno?

-Hice un hoyo en uno en un par 3 de la cancha de Mitre que tiene dos enormes árboles adelante y hay que pasarlos de alguna manera. La forma de lograrlo que yo tenía era levantar el tee y pegar una madera 3. Aquel día hice así. Pegamos todos y salimos caminando hacia el hoyo. Yo no sabía dónde estaba mi pelota. En ese momento me pasó algo muy curioso. Antes de cruzar los árboles, que están a mitad de camino, sentí que me temblaban las rodillas. Fue algo místico.

De izquierda a derecha: Jorge Saltamartini, Miguel, Ricardo, Pedro, Marcelo, Néstor y Rubén.

-¿Cuándo se dio cuenta que había entrado?

-Llegué caminando al green y empecé a buscar alrededor del green dónde estaba la pelota. Le pregunté a mi amigo Alberto si la había visto. Uno se conforma con quedar cerca y que la pelota no se vaya a ninguno de los tres búnkeres que hay protegiendo al green. Es un hoyo bastante complicado. La estábamos buscando y a mí se me ocurre ir a mirar al hoyo. Resulta que estaba ahí, por lo cual tuve que invitar a mis amigos a tomar algo. Después me dio un diploma la Asociación Argentina de Golf.

-¿Quiénes son los miembros más habituales en su línea?

-Tengo un grupo de alrededor de 12 o 15 personas que nos juntamos los miércoles y rotamos por varias canchas como San Jorge, San Patricio, San Martín y demás. También vamos a los torneos donde generalmente formamos tres líneas. Entre ellos están Marcelo Busconi, Ricardo Abd el Jalil, Miguel Santoro y Ricardo Montoya, quien ganó un viaje a la Dubai Cup en el circuito El Cronista Open Golf, Néstor Vázquez, con quien juego en el Mitre hace veinte años, y Alberto Criscuolo.

Súmese
Dirección: Diego Mémoli
Celular +54 11 4075-6981
contacto@planeta.golf

-¿Cuál es su palo preferido?

-La madera 3 me gusta mucho y también el hierro 9. La madera 3 es una madera de campo que puede usarse en las salidas, para ganar distancia y para hacer approach por abajo e incluso para tirar un putt. El hierro 9, cuando pegas y vuela mucho la pelota, es muy agradable. Agregaría el putter porque es el que define la calidad del hoyo. Uno puede haber llegado muy bien, pero si el putter no funciona no sirve. Por otro lado, también sucede que un putt permite salvar un hoyo.

-¿Qué es el golf para usted? 

-Es una adicción, un muy buen amigo y un desafío constante. También es una forma de vivir, en el sentido de que uno organiza su actividad dándole tiempo al golf. Es un deporte que enseña muchas cosas.

-¿En el aspecto mental le parece más exigente que el tenis?

-En el golf uno juega contra la cancha. El campo tiene mucho que ver, pero todos juegan en el mismo. Por lo tanto, depende más de cómo está uno mental y físicamente mientras que en el tenis depende de cómo pega el otro.

-¿Tiene una anécdota relacionada con el golf que quiera compartir?

-Jugué un hoyo con el maestro Roberto De Vicenzo, en un par 3 de Pilar Golf. En aquella época yo no sabía hacer el swing que hago ahora. Este año descubrí que, para mi forma de hacer el swing, la clave está en el brazo izquierdo. El derecho simplemente sirve para la dirección. En un auto que va a 100 kilómetros por hora, la clave de la velocidad está en el motor, que vaya derecho está en cómo se sostiene el volante. Es decir, el volante sería la mano derecha y el motor, el brazo izquierdo. En aquel hoyo con De Vicenzo, no sabía todo eso y tiraba como podía. Era un par 3 con agua adelante. Agarré un hierro y tiré. La pelota pegó en las piedras del agua, rebotó y cayó en el green. Podía haber salido para cualquier lado. Después hice dos putts y completé el par. Luego De Vicenzo tiró al green y también hizo dos putts. Los dos hicimos par, así que, con la fortuna de mi lado, jugué a la altura de De Vicenzo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.