fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

cobertura

Imparable: El Huracán Scottie Scheffler sello su victoria 10 en el RBC Heritage

Scottie Scheffler sumo su victoria 10 y la más increíble que con solo 50 fechas. Este hito lo logro este lunes por la mañana en el RBC Heritage, que se retrasó debido al clima, jugando los últimos tres hoyos con un golpe sobre par, incluyendo un bogey en el 18, que fue su primer hoyo sobre par desde el segundo hoyo del jueves, para asegurar su última victoria en una racha tan brillante que se está volviendo cada vez más difícil de describir.

El número uno del mundo había sido detenido el domingo por una oportuna intervención de lluvias intensas y rayos cercanos, que detuvieron el juego a las 4:28 p.m. en Harbour Town Golf Links. Los jugadores reanudaron a las 7 p.m., pero no quedaba suficiente luz natural para terminar la última ronda. Cuando el juego se detuvo alrededor de las 7:50 p.m., Scheffler mantenía una ventaja de cinco golpes sobre el segundo lugar y aún le quedaban tres hoyos por jugar.

Fue otra actuación dominante para el hombre que ahora parece cada vez más como lo mejor que hemos visto en el golf masculino desde Tiger Woods, pero quizás el momento emblemático de su día llegó al final. Ya con cuatro bajo para la ronda y encaminado hacia la victoria, en la oscuridad creciente, Scheffler inusualmente mandó su segundo golpe en el hoyo par-5 15 al agua. Enfrentando su cuarto golpe después del drop, con árboles bloqueando su camino hacia el hoyo, pegó un draw amplio hacia la derecha, lo llevó de vuelta al green y dejó que el efecto lateral llevara la pelota alrededor del green, como si estuviera en una pista de ciclismo, hasta que se detuvo a 11 pies del hoyo. Fue un pedazo de magia crepuscular… y sí, obviamente embocó el putt para par.

Scottie es el primer jugador desde Bernhard Langer en 1985 en ganar el Masters y luego ganar la semana siguiente. También es el primero desde Woods en 2006 (Campeonato de la PGA, WGC-Bridgestone) en ganar la semana después de cualquier victoria en un Major. Eso puede sonar como una estadística histórica antigua sin mucho significado, hasta que se comienza a entender la fortaleza mental que representa.

RUS

Ganar un major se supone que es un evento mentalmente agotador, especialmente al final de una racha de grandes victorias como la que Scheffler había logrado, desde Bay Hill hasta el Players. El jueves, cuando hizo su doble bogey en el segundo hoyo, parecía que podría estar experimentando una resaca al fin. En cambio, dejó el error en el pasado, destrozó Harbour Town con un 65 y un 63 el viernes y el sábado, y luego se deslizó hacia un 68 en su ronda final interrumpida, ganando con un cómodo margen de tres golpes.

“Creo que mentalmente el último mes más o menos ha sido tan bueno como he estado en mucho tiempo”, dijo después de terminar el lunes. “Y creo que por eso estoy viendo algunos de los resultados, simplemente manteniéndome en ello haciendo lo mejor que puedo… mucho de eso es más fácil decirlo que hacerlo, pero estoy orgulloso de cómo he estado mentalmente en el último tiempo”.

Se ha convertido en un ganador tan consumado que ni siquiera necesitaba su “trabajo de preparación habitual” antes del Heritage; tenía suficiente combustible en el tanque para eventualmente superar al resto del campo. Eso es lo que sucede cuando lidera en dos categorías de Strokes Gained diferentes: desde el tee y en el enfoque, y se mantiene por encima del promedio en putt.

Sobre ese campo… se estaba jugando un golf fantástico, aunque gran parte de él se sintió irrelevante a la sombra de Scheffler. No era irrelevante; al menos no para ellos. Sahith Theegala, agrupado con varios otros en 15 bajo par al inicio de la mañana, salió y realizó un birdie crítico en el 16 para separarse del grupo y asegurar un segundo lugar en solitario. J.T. Poston fue en la otra dirección después de optar por esperar a terminar el hoyo 18 el domingo por la noche; falló un putt de cinco pies para par en el green y cayó a 14 bajo par, dejando a Patrick Cantlay y Wyndham Clark empatados en el tercer lugar con 15 bajo par. Poston terminó empatado en quinto lugar con Justin Thomas, Patrick Rodgers y el compañero de ronda final de Scheffler, Sepp Straka.

Pero Scheffler una vez más se elevó sobre todos ellos, y quizás el único hombre más alto que él durante toda la semana fue su caddie Ted Scott, quien literalmente estuvo más alto cuando saltó al aire en el green del 18 esperando un choque de pecho de Scheffler, solo para que su jugador se quedara plantado en el suelo, mirándolo con una sonrisa perpleja.

A los 27 años, al borde de ser padre, ha superado de alguna manera simplemente ser el primero entre sus contemporáneos; en este punto, ya no es controversial argumentar que es lo mejor que hemos visto desde Woods mismo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.