fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

Guido Gómez: “El Llao Llao de Bariloche es el campo más lindo que conocí”

Por Lautaro López

Por influencia de su padre, Guido Gómez inició su camino en el golf hace diez años. A lo largo de la década, recorrió diferentes canchas junto a un grupo de golfistas que se reúne todos los jueves y llevan adelante torneos propios. Actualmente, con 36 años, tiene 14.7 de hándicap.

-¿Desde cuándo juega al golf y dónde empezó?

-Empecé hace unos 10 años más o menos porque mi papá jugaba. Él juega hace 20 años. Un día fui a probar tirar unas pelotas, me gustó y arranqué. Una vez que podés pegarle a una pelota más o menos bien, es algo que está muy bueno. Mi papá me explico lo básico y seguí con un profesor en Berazategui.

-¿Sigue yendo a clases?

-Primero aprendí lo básico y después salí a la cancha a jugar una ronda. Luego, para empezar a mejorar un poco volví a ir a clases, dejé otra vez y ahora cada tanto me gusta tomar un par de clases para corregir algo puntual sobre cómo pegarle, algunos movimientos, sacadas y esas cosas.

-¿Es socio de algún club?

-No, saqué el hándicap y juego con un grupo todos los jueves en distintas canchas. Si algún día me voy a vivir cerca de alguna cancha, seguramente me haga socio.

-¿Cuáles fueron sus mejores resultados?

-Un día hice un score de 56. Tenía 26 de hándicap y terminé con una tarjeta de 41 a la ida y otros 41 a la vuelta. Fue poco tiempo después de haber empezado a jugar, en la cancha de Pingüinos. Luego gané un campeonato en Club de Campo Abril a 54 hoyos en la categoría entre 17 y 24 de hándicap.

-¿Qué recuerda de aquel torneo?

-Estaba cinco golpes abajo antes de la ronda final. Me tocó jugar con un socio que venía puntero y me salieron todas. El señor se empezó a poner un poco nervioso y terminé con par de cancha, que me alcanzó para ganar.

-Para los interesados en el turismo y el golf, ¿cuáles campos recomendarías en la Argentina como impostergables?

-Con mi grupo de golf, todos los años nos vamos a jugar un torneo. La Copa Roberto Rosas, que es el presidente del grupo. Este año jugamos en el Llao Llao de Bariloche y es el campo más lindo que conocí. El paisaje es increíble y la cancha es muy buena y difícil. También fuimos a Termas de Río Hondo en Santiago del Estero, Tandil y Costa Esmeralda.

-¿Cuáles son sus dos campos de golf preferidos a los que asiste habitualmente?

-La cancha de Ranelagh es una de las más lindas. Los greens están siempre bien, es atractiva por el dibujo de la cancha. También me gustan Pilar Golf y Orquídeas, donde a veces jugamos. Son canchas entretenidas. En Pilar Golf es todo muy prolijo.

-¿Long drive o approach?

-Approach. Primero hay que tratar de dejarla en el medio y después, si se puede, dejarla lo más cerca posible. Cuesta bastante, pero cada tanto una sale y es increíble.

RUS

-¿Si tuviera que salir solo con tres palos cuáles serían?

-Nosotros con mi grupo siempre hacemos un desafío de jugar una ronda con cuatro palos. Casi siempre elijo salir con el driver, el hierro 8, el 56 o el 60 y el putter. Con el driver me tengo confianza de que vaya al medio. Con el hierro 8 la puedo dejar más o menos cerca de donde quiero y después intento hacer approach y putter.

-¿Quiénes son los miembros más habituales en su línea?

-Somos un grupo de alrededor de 20 personas. Me sumé porque son amigos de mi papá. Ellos juegan al golf hace mucho, el grupo está por cumplir 30 años. Uno de ellos organiza y todos lo seguimos. Está muy bueno, nos juntamos los jueves y siempre rotamos de cancha. Algunos fines de semana vamos a jugar a otros lados y también nos juntamos a comer.

-Después del golf, se concurre al house ¿siempre, a veces, casi nunca?

-Habitualmente nos quedarnos. A medida que las líneas van llegando, vamos armando una mesa grande y tomamos algo. Hacemos alguna apuesta cada jornada y después competimos en un torneo propio. Tenemos un campeonato Apertura, un Clausura y una copa por el día del amigo. Cada ronda que jugamos se suma en una tabla. El torneo Apertura, por ejemplo, comienza en marzo hasta el día del amigo. Hay un ganador de cada torneo y nos vamos a cenar a algún lado. Creo que en 2016 o 2017 gané uno de los torneos y también una copa de día del amigo.

-¿Hay otros golfistas en su familia?

-A mi hermano lo llevamos a jugar alguna que otra vez. Él es diez años más chico que yo y todavía no arrancó, aunque ya le pega muy bien. Cada tanto salimos a jugar los tres. Con mi papá compartimos el grupo de los jueves y a veces hemos ido a jugar nosotros dos. Como somos del rubro gastronómico, se nos complica organizar para un fin de semana.

-¿Cuál es el mejor campo de golf que conoció en su vida?

-El Llao Llao, aunque ese día jugué pésimo. El hoyo que más me gustó es un par 4 medio corto donde hay que pegar para arriba. Me costó un montón, no me acuerdo cuánto hice. En esos campos uno se para en el tee y dan ganas de jugarlo todos los días. Son lindos paisajes y buenas canchas, hay hoyos abajo, otros arriba y a los costados tienen el lago o la montaña.

-¿Alguna vez estuvo cerca de un hoyo en uno?

-Nunca. En el aire alguna vez vi que iba bien direccionada y me ilusioné, pero lo más cerca que estuve habrá sido a 50 o 60 centímetros.

-¿Cuál es su palo preferido?

-Me gustan el 56 y el 60. Son palos con los cuales me tengo confianza. Me gusta jugar y practicar esos tiros.

Súmese
Dirección: Diego Mémoli
*Celular +54 11 4070-4258  +54 11 4075-6981
contacto@planeta.golf

-¿Qué es el golf para usted?

-Es un hobbie que me encanta, me gustaría poder hacerlo más seguido. Me queda lejos, algún día espero ir a vivir a algún lugar con golf y jugar más.

-¿Qué tiene el golf de especial que otros deportes no tengan?

-Hay que pensar mucho más, tiene más estrategia y uno está jugando contra uno mismo, nadie más que uno. Además, lo difícil que es. Todo eso lo hace atractivo. Es un deporte muy difícil. Una vez que le agarras la mano, aunque siempre cuesta, se disfruta. Al principio es muy complicado.

-¿Tiene una anécdota relacionada con el golf que quiera compartir?

-Siempre hay cosas que van pasando dentro de la cancha. A veces venís jugando impecable y, de repente, ya no le podés pegar más a la pelota. O a la inversa y en esos casos no querés que termine nunca. Después de la pandemia, tuve un ataque de lo que se llama “socket” o “shank”. Iba a pegarle a la pelota, me preparaba como si fuera Tiger Woods y me salía un “shank” a la derecha que caía en el medio del agua o fuera de límite. Entonces, todos los muchachos me hacían bromas y antes de jugar me preguntaban cuántos “shank” iba a hacer. Ahora por suerte lo corregí y llevó varias rondas sin hacerlo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.