fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

Desactivando la bomba

Por Marcelo H. Barba

Sabido es que cuando nuestra pelota reposa en un hazard no podremos más que mirarla, lamentarnos y rezar para que, si está cerca del agua, no ruede y termine bañándose.

En realidad, también deberíamos sentirnos con suerte, porque ‘frenó’ y tendremos una oportunidad adicional de golpearla sin multas ni pérdida de la bola. Aun así, deberemos elegir el mejor palo para esa ocasión y golpearla tal como se encuentra, sin modificar nada, sin moverla ni rozarla, es como si encontráramos una bomba activada que tenemos que desarmar…

La pregunta será: “¿Qué pasa con los hazards que están pegados al agua, sobre un terreno malo, en declive y que ante nuestra vista cae y se hunde en la laguna…?”

Esos sitios son visitados con alguna frecuencia y si no observamos las marcas que indican sus condiciones (y prohibiciones parecidas a las que se aplican en la arena), podríamos llegar a cometer infracciones y penalidades que se sumarán a los golpes que ejecutemos.

Pero, además, estará en juego nuestra integridad física…  verán por qué lo digo.

RUS

Recuerdo y seguramente todos los golfistas que lo vieron también recordarán, los mágicos golpes –exitosos por cierto- de muchos profesionales que resolvieron con destreza y experiencia, la sacada desde hazards muy complicados, que para cualquier amateur como nosotros hubieran sido imposibles de resolver en un solo intento (y secos, sobre todo…).

Los hemos visto quitarse sus zapatos, arremangarse los pantalones y meter sus pies en el agua para impactar a su pelota semi hundida (generando una explosión de barro y líquido) para dejarla posada sobre el green, cerca de la bandera. Una demostración, diría, casi extraterrestre.

Algunas de mis tragi-cómicas experiencias que intentaré transmitir, hacen que tome a este tema de los hazards (en particular los próximos al agua), con cierto nivel de respeto, por ejemplo:

  • Si la pelota que se dirigía hacia el agua se detuvo, e inexplicablemente quedó sostenida por algún pasto o ramita, de esas que puso nuestro ángel guardián, sobre un terreno en bajada hacia el agua (obviamente dentro del hazard), hoy no trataría ni intentaría repetir aquello que una vez me llevó a darme un vistoso chapuzón aferrado a mi hierro 9, como si éste fuera a salvarme de semejante payasada… aunque confieso que me ayudó a salir (muy embarrado y mojado).
  • Con esto que cuento, quiero identificar algo que en aquella época ‘de mucha adrenalina’ no analicé más fríamente (y no es que ahora me falte coraje, sino que con los años uno va enriqueciendo ‘la mezcla’ con un poco de sensatez…), por eso hoy, considero fundamental en toda ejecución, el armado previo de un buen Stance, es el seguro para nuestro equilibrio y lo que vendrá por ejecutar un potente swing…
  • Es decir, que antes de intentar un mínimo ensayo, sobre todo en malas condiciones de piso, deberíamos asegurar que nuestros dos pies estarán sólida y firmemente apoyados sobre algo que también debería devolver esa misma calidad de firmeza (cosa que el barro no hace…).

  • Es más, diría que, de no poder lograr una base de apoyo confiable como para realizar un swing ‘controlado’, resultará más ejecutivo y productivo declarar injugable la pelota y continuar –seco- según indican las reglas que ya conocemos sobre el tema.

La siguiente cuestión (yendo de a una) será qué palo utilizar… Dependiendo de los pastos que veamos, del barro, y de las condiciones en que se encuentre apoyada o semi enterrada nuestra bola.

  • En mi caso, no lo dudaría y permutaría un tiro suave de precisión, por otro de fuerza y mayor firmeza (en ese tipo de golpe), porque el objetivo ahí es quitarla de hazard y tratar de dejarla sobre el green o en la carpeta del fairway para hacer otro tiro de recuperación.
  • Evitaría los wedges de más de 54 grados (con poco ‘bounce’), dado que por lo general terminarán clavándose en el barro si no fuimos firmes en la ejecución… en fin, sin complicaciones raras, me inclinaría por algo más cercano a un hierro 8.
  • Sí en cambio, la pelota se deslizó al agua y descansa a pocos centímetros de profundidad, y si además hay buena transparencia, y si también se pueden observar sus condiciones (muchos “si pasa esto…”, no?), como por Ej., si está apoyada sobre una piedra u otro tipo de elemento, suave (arenilla, barro, limo, etc.); mi sugerencia antes de quitarse sus zapatos y que metan las patas al agua es:

  • No lo hagan…
  • Declaren injugable la pelota, dropeen otra y continúen con la multa correspondiente.
  • Cuiden sus palos, no dejen un pedazo del mismo al lado de la bola que quisieron impactar, que ni siquiera se movió…
  • Tengan presente que el agua actúa como un freno tremendo cuando el palo se sumerge, con lo cual, si desean pegarle a una pelota tapada por agua deberán hacerlo con todas las fuerzas que tengan, y créanme que no exagero en nada.
  • Consideren que ese color verdoso que muestran las piedras hundidas (sobre las que apoyarán sus pies para ejecutar) es moho o verdín, que hará que patinemos como sobre dicha superficie como si fuese hielo…
  • Todo lo que hagamos en esa zona, sumará más golpes a la cuenta…

Este tipo de ejecuciones -a mi juicio- cuando estamos intentando ganar un torneo o encuentro importante, no es para nosotros los amateurs, en todo caso y si realmente lo justifican, será para los golfistas de bajo hándicap o profesionales (…se mojan o caen al agua con mayor estilo… jajajajaja).

En nuestro caso, hagamos de cuenta que la pelota se hundió en el medio de la laguna y listo… la olvidamos.

Pero si de todas formas queremos sacarnos un gusto, no nos privemos de ello, mojémonos con fe y avisémosle a los demás presentes que vamos a salpicar mucho.

Lo realmente importante en las ejecuciones en un hazard de agua, además de llevar una toalla, es impactar a nuestra bola tal y como se la ve; sin que nuestras preparaciones y prácticas para el golpe modifiquen o toquen el pasto, ramas, arena o cualquier otro elemento que circunda a la pelota.

Lo único permitido aquí es impactar la bola. Cualquier otra acción, como un swing de práctica que toque la tierra o el pasto dentro del hazard (por Ej.), es considerado infracción y generará penalidades, tal como si estuviéramos practicando en un bunker y rozáramos la arena con cada swing.

Hasta la próxima.

No hagan explotar la “bomba”… Desactívenla secos y sumen sólo 1 golpe de multa, es negocio…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.