fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

cobertura

Davis Riley logra su primera victoria en solitario, en el final de una semana sombría

Es fácil pensar en Scottie Scheffler como inevitable vencedor. Cuando el sábado cerró un 63 en la tercera ronda del Charles Schwab Challenge en Fort Worth, Texas, y se colocó en segundo lugar a solo cuatro golpes de Davis Riley, la expectativa era que el torneo culminaría en otra victoria para el número uno del mundo, jugando cerca de su hogar en Dallas.

Riley, clasificado en el puesto 250 del mundo, siguió su camino de modo imperturbable y Scheffler no pudo seguirlo. Habría tenido que estar realmente brillante para alcanzar a su compatriota texano.

Mostrando el tipo de golpe prolijo e impecable que le había ayudado a tomar el control durante 54 hoyos, Riley no dio muchas oportunidades a Scheffler y logró una impresionante victoria por cinco golpes el domingo en el ventoso y abrasador Colonial Country Club. Un par de 70 fue más que suficiente para que Riley lograra su segundo título del PGA Tour y su primera corona individual, tras haberse estrenado el año pasado con Nick Hardy en el evento por equipos del Zurich Classic de Nueva Orleans.

Más de una vez, después de registrar 14 bajo par en 266, el puntaje más bajo de su carrera, Riley resumió el desafío de la ronda final, diciendo: “cuando tienes al número uno del mundo respirando en tu cuello, sabes que va a ser difícil”.

RUS

Y sin embargo, Riley, de 27 años, que llegó a la semana con solo un top 25 mientras fallaba cortes en la mitad de sus 14 torneos de este año, lo hizo parecer fácil al facturar 1.638 millones de dolares. Scheffler, con 71 empató en segundo lugar con Keegan Bradley con 271, contribuyó a ello al estar simplemente un poco fuera de ritmo en un rediseñado Colonial que se volvió más firme y rápido a medida que el sol y el viento lo afectaban.

“No pude poner tanta presión como me hubiera gustado sobre Davis al principio de la ronda y él simplemente jugó muy bien todo el día”, dijo Scheffler, quien tiene 11 top 10 en 12 eventos este año, demostrando que no hay cuello al que no respire. “Él (Riley) jugó un gran golf. Hizo ese bogey en el 2 y lo respondió rápidamente con un birdie en el 4 y realmente no nos dio muchas oportunidades hoy; simplemente continuó jugando un gran golf. Así que fue una victoria bien merecida para él.”

El evento—subyugado por la trágica noticia del fallecimiento del jugador del tour Grayson Murray a los 30 años el sábado—se inclinó fuertemente a favor de Riley en el hoyo 4, un par 3, donde Scheffler hizo bogey tras un mal tiro de salida mientras Riley embocaba un putt de 27 pies para birdie. Un mal drive en el quinto condujo a otro bogey, y Scheffler estaba proporcionando exactamente el tipo de respiro adicional que Riley sin duda apreciaba, aunque admitió: “realmente ninguna ventaja es demasiado cómoda.”

Gracias a un birdie de ocho pies en el noveno, Riley llegó al par total con seis golpes de ventaja. Eso parecía cómodo. Cuando Scheffler destrozó el décimo para otro bogey y luego se encontró en problemas en el tee del par-5 11 que resultó en un par insatisfactorio, perdió dos golpes más frente a Riley y sus esperanzas de una quinta victoria esta temporada se extinguieron.

La ventaja de Riley en un punto se redujo a cuatro sobre Bradley, quien cerró con 67 y había superado a Scheffler. Pero el nativo de Mississippi puso un punto para la victoria con un tiro a tres pies en el 17 después de que su tiro de salida encontrara un divot en el fairway. El segundo lugar de Bradley fue su segundo del año. El primero llegó en el Sony Open en Hawái cuando perdió en un desempate con Murray.

“Pensé en él todo el día hoy”, admitió Bradley.

Ahora residente en Texas, el cambio de Riley se debe, en parte, al trabajo con su entrenador de swing Jeff Smith. Algunos ajustes lo tenían golpeando la bola con más fiabilidad. Era exactamente lo que necesitaba.

“Estaba buscando que la temporada comenzara un poco, obtener una victoria para catapultarme y espero que esto me prepare para el resto del año”, dijo Riley, quien saltó al puesto 78 del mundo.

Los últimos días del Charles Schwab Challenge fueron notablemente sombríos mientras los jugadores procesaban la noticia de que Murray había muerto. Las cosas tomaron un giro aún más triste cuando los padres de Murray emitieron un comunicado el domingo diciendo que su hijo se había quitado la vida.

Mientras tanto, Riley ya estaba lidiando con su propia lucha emocional. La semana anterior, su hermana Caroline sufrió una convulsión en el trabajo, y una tomografía reveló un tumor en su cerebro. Se sometió a una cirugía inmediatamente. Afortunadamente, la operación fue exitosa, y una biopsia mostró que el tumor era benigno. Hasta que recibió esa noticia, Riley estaba pensando en retirarse.

“Honestamente, estuve un poco fuera de mí la mayor parte de la semana pasada, pero mis padres me dijeron que mi hermana quería que saliera y jugara y compitiera y hiciera lo que amo y eso significó el mundo para mí”, dijo.

Incluso en medio de la euforia de su primera victoria en solitario, Riley enfrentó la noticia sobria que había ensombrecido Colonial. Así como su hermana le había dicho que saliera y compitiera la semana pasada, también los padres de Grayson Murray pidieron que el evento del tour en Fort Worth continuara. Riley no habría ganado si no hubiera jugado o si el evento se hubiera cancelado.

“Obviamente, un día súper triste en el mundo del golf”, dijo Riley. “Mi corazón está con él y su familia. Definitivamente había un poco más por lo que jugar hoy.”

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.