fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

cobertura

Con épica Lucas Glover gano en Wyndham y con esta victoria jugara la FedEx. Thomas afuera de los playoffs por un golpe

“Ha sido un largo camino, luchar contra algo durante 10 años”. Esas fueron las palabras de Lucas Glover, (43), luego de la quinta victoria de su carrera en el PGA Tour el domingo en el Wyndham Championship, donde emergió de un retraso de dos horas por lluvia para vencer a un desesperadamente desafortunado Russell Henley y reservar su viaje a los Playoffs de la Copa FedEx.

Hablaba de los golpes de putt, que lo han perseguido durante una década y lo llevaron a cambiar al putter largo en junio que lo llevó a la victoria en Sedgefield Country Club. Rodeado de sus dos hijos: su hija llorando, su hijo repitiendo “¡papá, ganaste!” con algo parecido a la incredulidad, Glover luchó por contener las lágrimas y parecía valorar un destino muy diferente casi más que los playoffs: el hogar.

“Soy demasiado viejo para estar fuera tanto tiempo”, dijo, y a pesar de que tendrá al menos una semana más de viaje por delante, la seguridad que ganó aquí le dará más tiempo con los niños.

Al final, después de una semana frenética mientras los jugadores subían y bajaban en la clasificación proyectada de la Copa FedEx en este final de temporada regular, Glover no solo ganó un trofeo y el premio correspondiente de $1.36 millones; fue el único jugador que comenzó la semana fuera de la línea de corte de los playoffs que logró cambiar su suerte.

Solo los 70 mejores llegan al primer evento de playoffs la próxima semana en Memphis, y Glover, en el puesto 112 al comenzar la semana, ni siquiera estaba cerca de la burbuja. Sin embargo, ganar es importante, y la magistral actuación de Glover aseguró que saltara hasta el puesto 49. La víctima de su ascenso, y el único jugador que cayó del top 70 en Greensboro, fue Austin Eckroat, quien no pasó el corte y cayó del 70 al 74.

En términos de la “Capsula”, la historia del Wyndham Championship fue una de “casi”. Primero y más destacado, Justin Thomas se involucró en una emocionante batalla tardía para forzar su camino a los playoffs y aumentar su viabilidad como selección de capitán de la Ryder Cup y terminó a solo un lugar, y un golpe, de lograrlo. Este deporte es duro, por un solo golpe quedas afuera de la FedEx y es lo que paso con Thomas

“Sé que este juego no te debe nada”, dijo Thomas el domingo, después de su ronda, pero con el resultado aún incierto, “pero realmente sentí que luché lo suficiente como para merecerlo”.

Un lugar detrás de Thomas, Adam Scott vio llegar a su fin una de las rachas de longevidad más impresionantes del golf. Junto con Matt Kuchar, Scott se ha clasificado todos los años para los playoffs de la Copa FedEx desde que comenzaron en 2007. Después de luchar el viernes y el sábado con el campo, el australiano armó una carrera masiva el domingo, logrando 63 para terminar en un empate, quinto. Al igual que Thomas, estuvo a un solo tiro de entrar en el top 70. A diferencia de Thomas, parecía tranquilo si fallaba; tal vez incluso un poco aliviado.

“Si termina, creo que es algo bueno”, dijo Scott sobre su racha. “Creo que me da una buena oportunidad de ver lo que necesito hacer de manera diferente para ser más competitivo en cualquier competencia en la que esté jugando”.

Billy Horschel llegó a la ronda final empatado en el liderato con Glover, y se proyectaba que avanzaría a los playoffs a pesar de una posición inicial de 116. Desafortunadamente para él, disparó un 2 sobre 72 cuando más necesitaba su magia, y terminar cuarto solo fue suficiente para elevarlo al puesto 90 en la clasificación.

Davis Thompson, Shane Lowry y Michael Kim también se quedaron cortos entre los mejores 70, y la posición -5 de Kim le dio la mejor oportunidad de las tres hasta que un domingo con 68 detuvo su impulso. En el otro lado de esa ecuación, Ben Griffin y Beau Hossler mantuvieron sus precarias posiciones en los playoffs a pesar de no pasar el corte el viernes (Griffin, una especie de suspenso, cayó del 68 al 70, apenas por delante de Thomas), mientras que Matt NeSmith, Vincent Norman y JJ Spaun terminaron en el medio del grupo para mantener a raya la burbuja y clasificarse para los playoffs.

Después de la casi heroicidad de Thomas y el retraso del clima, fue Glover quien emergió como la estrella del espectáculo. El sábado, reveló que su putt había sido tan malo que, si no tenía éxito con el putter largo, estaba considerando intentarlo con la mano izquierda. Las estadísticas cuentan la terrible historia; Al ingresar al Wyndham, ocupó el puesto 180 en golpes ganados: putt. Esta semana, fue 15º y marcó su victoria con un tiro de dos metros y medio para salvar el par en el último hoyo. En total, desde el cambio, logró cuatro resultados entre los 10 primeros, incluida la victoria de esta semana, y solo falló un corte.

Ganar el 6 de agosto fue especialmente conmovedor: era el cumpleaños de su abuelo, el hombre al que llamó “mentor y héroe” que lo involucró en el juego y desempeñó un papel fundamental en su educación golfística. Después de ganar, se reunió con un grupo de familiares, incluidos tres tíos, y señaló al cielo en homenaje a su abuelo.

Glover aún recuerda cuando comenzaron los yips, hace una década en el Colonial. Allí, en el green del 13, hizo unos cuatro putts que salieron “de la nada”. Desde entonces, ha pasado por etapas en las que tiembla y parece perder toda función y coordinación en los greens. No tiene miedo de llamarlo “yips” y dice que admitir su problema ha sido parte de la solución. Adoptar el putter largo fue una respuesta a que nada más funcionaba; necesitaba reconfigurar su cerebro y convertir el putt en un ejercicio completamente nuevo. La física del putter largo era lo suficientemente diferente como para que la mecánica se sintiera como un proceso completamente nuevo.

Hacia el final de su conferencia de prensa, con su gorra Srixon, un periodista le preguntó sobre lo más radical que había hecho en la última década para arreglar su putt. Glover no necesitó pensar mucho, y su respuesta fue solo una palabra: “Este”

El dia que la mujer de Lucas Glover fue detenida por agredir a su marido tras sus fallos en The Players

Los hechos ocurrieron en el 2018 en una casa alquilada por los Glovers durante el torneo cuando la policía acudió tras recibir un aviso después de una fuerte discusión entre Lucas y Krista después de que una tarjeta de 78 golpes le dejase fuera del torneo. “Cuando juego una mala ronda, Krista inicia una discusión conmigo y me dice que soy un perdedor y un cobarde, y que es mejor que gane o ella y los niños podrían dejarme y no volvería a ver a los niños nunca más”, manifestó el jugador que, pese al incidente, pidió que no encarcelasen a su mujer.

La discusión no quedó ahí, ya que los agentes encontraron a Glover y a su madre de 62 años con varias heridas tras el forcejeo con Krista, que se resistió a ser detenida y se negó a subir al coche patrulla. Una vez dentro del coche patrulla, pateó la puerta e intentó escapar tras soltarse las esposas, aunque volvió a ser apresada. Lucas Glover manifestó además que en ese momento su mujer iba bebida.

El propio golfista, ganador del US Open en 2009, hizo referencia en ese momento a la situación a través de su cuenta de Twitter. “El pasado 12 de mayo mi esposa y mi madre tuvieron una discusión por la que avisaron a la policía. Todos estamos bien. Aunque Krista haya sido acusada, confiamos en el que sistema judicial determine lo que ocurrió y Krista salga limpia de este asunto privado. Agradecemos respetar la privacidad mientras trabajamos en esta desafortunada situación”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.