fbpx
Connect with us

Hola, ¿qué estás buscando?

Planeta GolfPlaneta Golf

Planeta Golf

Aprendiz de Rata

Por Marcelo Barba

La tengo… al fin… lo logré… soy un crack…

Creo que es uno de los peores comentarios (aunque sea en silencio con nuestra conciencia) que uno puede hacer en este deporte y en cualquier otra actividad que realice.

Pero lamentablemente, aunque suene de Perogrullo, el agua moja y el ser humano es humano.

Todos tenemos nuestra cuota de amor propio y ego y, a veces, no se puede evitar el hecho de pasar por este tipo de situaciones tan débiles o miserables, donde caminamos peligrosamente por la raya que divide a la suerte de la experiencia.

El refranero dice ”Una golondrina no hace verano” y en el Golf, es absolutamente aplicable.

Que la varita mágica nos toque, una vez, en determinada circunstancia de nuestra actividad amateur, no significará que en todos los casos o de allí en más, tengamos siempre esa misma suerte.

RUS

Hay días, determinados días, que uno se siente inspirado…

Que la pelota sale para donde uno desea, que el pique de la misma nos beneficia y en lugar de caer para el bunker, sale para otro lado y corre hacia la bandera… en fin, hagamos lo que hagamos sobre el green la pelota termina entrando, aunque le peguemos pésimo.

Esos días en que, además, nos toca jugar con regla local de “lie” mejorado y podemos lograr un asiento de pelota casi perfecta, en fin, pasan tantas cosas, que terminamos por creemos y auto- convencemos que poseemos ”el dominio” del juego.

Hasta llegamos a pensar que deberíamos jugar 5 o 6 golpes menos de handicap, qué ilusos, despreciables e hipócritas que somos…

Ni hablar, si adicionalmente el resto de los jugadores de nuestra pobre categoría no tuvo un buen día.        

Ahí ya nos estaremos probando la chaqueta verde de Augusta.

Entonces, borrachos del éxito, nuestro triunfo será contundente y con ello, accederemos al podio y al primer puesto de las   miserias humanas; con esta ‘humilde’ actitud embriagada, creeremos haber encontrado la autopista hacia el primer puesto, y con peaje pago.

Sin embargo, nuevamente el Golf, nos hará ver rápidamente la realidad, nos ayuda a crecer como personas.

A aprender de nuestros propios errores, dado que en cuanto volvamos a jugar la próxima semana, erguidos e hinchados de falso orgullo, frente al público que se abre paso ante nuestra sola presencia y no deja de aplaudirnos y solicitarnos autógrafos (despierten caraduras, que sólo es un sueño), veremos crudamente cómo se deshacen nuestras ilusiones y surgen las cosas de todos los días.

Sin quererlo ni pretenderlo más que en cualquier otra oportunidad, un día cualquiera gané un torneo local, casi de casualidad. Me sorprendió tanto como a cualquiera que ve su propio nombre escrito en la pizarra de novedades.     Respiré profundo… sentí que me había almorzado un jabalí entero.

La semana siguiente jugué en forma mediocre, con frío y mal tiempo. También gané de casualidad y quedé otra vez con la boca abierta. Ya comenzaba a pensar en los millones de dólares que les hice perder a mi familia por no dedicarme profesionalmente al Golf…

La tercera semana, antes de llegar al club me sentía Tiger. Ingresé sacando pecho, orgulloso de mis dos victorias y me dispuse a repetir ”la rutina de ganar”, pensando en lo fácil que resultaba esto del Golf… que en definitiva… se tardaba un tiempo, pero al final uno llegaba a dominar sus miles de secretos. Y jugué…

Nunca lo hice peor que ese día, jamás.

Volví al vestuario avergonzado, como si hubiera recibido una paliza soberana, lleno de bronca conmigo mismo, hasta sin ganas de tomar una ducha, pero mientras el agua caliente me terminaba convenciendo, fui llegando lentamente a estas conclusiones: “Soy una Rata del Golf!!! “.

Más aún, soy un Aprendiz de Rata…

No debemos permitir nunca que nuestros ojos dejen de mirar la realidad, que nuestra mente deje de pensar en lo que somos y lo que hacemos en este magnífico desafío personal y deportivo.

Nadie, ni siquiera los grandes profesionales, terminan convenciéndose de que llegaron, que uno puede finalmente dominar las innumerables posibilidades, las mil variantes físicas y psíquicas que conforman este deporte, comenzando por la grandeza de la humildad.

Esa humildad que tiene quien dice que no sabe nada y escucha; del que siempre está en una actitud           de alumno, de aprendiz, de alguien que desea llegar a parecerse a un maestro, aunque más no sea en sus zapatos.

Esta última semana volví a enfrentarme. A mí mismo y a la pelotita blanca, pero con otro pensamiento, con otra posición más humilde, bien anónima y desapercibida.

Me mantuve callado, sin emitir palabra en casi todo el partido, concentrado en lo que hacía, en cada golpe  y en cada movimiento.

Enfrenté cada tiro como si fuera el primero que hacía, lentamente, recordando lo que había aprendido hace tiempo atrás, cuando no sabía ni para qué servía un ”sándwich” en la bolsa de palos.

Y salí segundo.

Hice una pequeña e íntima fiesta ”interna”, con globos, payasos y fuegos artificiales, sin que se me moviera un sólo pelo para el resto de la gente que me rodeaba, me sentí retribuido, contento, correspondido y como si el mismo Golf me hubiera contestado positivamente al cambio de actitud, al      hecho de haberle confesado mi soberbia de rata.

Cuando llegué a casa y me preguntaron ¿Cómo te fue…? solamente respondí:

_ Bastante bien, aprendí algo nuevo.

¡¡Hasta la próxima y buen Golf para todos…!!

8 respuestas a “Aprendiz de Rata”

  1. Alberto Campos Carles Avatar
    Alberto Campos Carles

    Hace tres semanas, un domingo jugaba el hoyo 12 de Everlinks, par 5 de más de 500 ys viento a favor. Buen drive, el segundo al borde del green con el híbrido (3)
    Chip con el S, bandera roja, adentro. Fui al 13, un par 3 que había hecho “hoyo en 1” hacia dos meses. Me pase del green, volví mal, doble boggie. En el par 3 cinco, en el par 5, tres. Así es el golf. A mis 80 años, agradezco poder jugarlo todas las semanas. Nunca me altera ya el resultado. Saludos.

  2. Ricardo Avatar
    Ricardo

    No sé si hay otro deporte en el que uno se enfrente a si mismo como en el golf.
    En lo personal, me enfrenta siempre con mis defectos, y tambien mis virtudes.Y tal vez, solo tal vez, eso mw ayude a mejorar como persona.
    ¿Que mas podria pedir?

    1. MARCELO BARBA Avatar
      MARCELO BARBA

      Estimado Ricardo, gracias por tu lectura y participación. Precisamente en mi libro (El Golf y la madre que lo parió…) hablo sobre este tema, que no es menor, al decir que quizás sea la única disciplina (además de las artes marciales avanzadas) donde uno se enfrenta a sí mismo. Creo que en esta misma página publicamos una nota referida al espejo del golfista, si no es así, prometo colocarla a futuro. Cuando hablas de enfrentarte a tus defectos y virtudes, es comenzar a reconocer los límites que cada uno de nosotros posee en términos de fortalezas y debilidades, es decir que, el Golf nos ayuda a conocer hasta dónde podemos llegar como jugadores y (no lo dudes) como personas en el resto de nuestras relaciones y actividades.
      Gracias y saludos cordiales.

  3. MARCELO BARBA Avatar
    MARCELO BARBA

    Hola Alberto: Un placer recibir tu comentario y poder agradecerte que vuelques tu propia experiencia en esas líneas. Dios quiera y me permita llegar a los 80 jugando al Golf (aunque ya se… que “allá” están los mejores campos, los más hermosos paisajes con climas excelentes, así que me tiene sin cuidado la edad terrestre). Volviendo a lo tuyo, comparto y me encanta la última frase que escribiste “… nunca me altera el resultado”, porque para decir eso hay que doctorarse en paciencia, perseverancia y humildad deportiva.
    Te vuelvo a agradecer y te enviamos un afectuoso saludo de Golfista…!!!

  4. Hugo M. chavin Avatar
    Hugo M. chavin

    Excelente articulo. Dije tantas veces, porfin lo tengo. No era tan difíci.. Siempre me equivoque. Lo que me pareció fácil una vez otra vez fue difícil.
    Tengo 83 años , Juego 2 veces por semana y ahora termino diciendo: hermosa caminata. Saludos

    1. MARCELO BARBA Avatar
      MARCELO BARBA

      Hola Hugo..!! gracias por tu consideración y coincidencia con los conceptos del artículo. En mi caso (por algunos problemas serios de salud) también reduje mucho la frecuencia de mis visitas al campo. Voy unas 3 o 4 veces al mes y también “lo recorro” caminando junto a mis mejores amigos. Esa quizás es la mejor experiencia que me acompañará siempre.
      Saludos cordiales…!!!

  5. Jose khatcherian Avatar
    Jose khatcherian

    Exelente articulo y me deja tranquiliza saber que es exactamente mi forma de ver a estos personajes a los cuales identifico despues de algunas rondas al escucharlos hablar.agregaria a esto dos palabras HUMILDAD y ESTUPIDES.A esto hay que agregarle que estos personajes son TRAMPOSOS NATOS en la vida y en sus tarjetas.hice 6 cante 5 y anote 3.

  6. MARCELO BARBA Avatar
    MARCELO BARBA

    Hola José !! nos alegra mucho saber que además de lector de nuestra página, eres también buen crítico de las publicaciones. Existe un artículo que precisamente habla (a propósito de tu comentario sobre los tramposos) de qué hacer en ciertos casos, se llama: “Guía de cómo proceder cuando nos toca en la línea un mentiroso”; donde de forma diplomática y a veces divertida, nos referimos a esos personajes nefastos del Golf…
    Gracias por tu contacto y que vuelva a repetirse !!
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 Comments

  1. Alberto Campos Carles

    octubre 20, 2023 at 7:49 pm

    Hace tres semanas, un domingo jugaba el hoyo 12 de Everlinks, par 5 de más de 500 ys viento a favor. Buen drive, el segundo al borde del green con el híbrido (3)
    Chip con el S, bandera roja, adentro. Fui al 13, un par 3 que había hecho “hoyo en 1” hacia dos meses. Me pase del green, volví mal, doble boggie. En el par 3 cinco, en el par 5, tres. Así es el golf. A mis 80 años, agradezco poder jugarlo todas las semanas. Nunca me altera ya el resultado. Saludos.

  2. Ricardo

    octubre 20, 2023 at 9:03 pm

    No sé si hay otro deporte en el que uno se enfrente a si mismo como en el golf.
    En lo personal, me enfrenta siempre con mis defectos, y tambien mis virtudes.Y tal vez, solo tal vez, eso mw ayude a mejorar como persona.
    ¿Que mas podria pedir?

    • MARCELO BARBA

      octubre 20, 2023 at 10:04 pm

      Estimado Ricardo, gracias por tu lectura y participación. Precisamente en mi libro (El Golf y la madre que lo parió…) hablo sobre este tema, que no es menor, al decir que quizás sea la única disciplina (además de las artes marciales avanzadas) donde uno se enfrenta a sí mismo. Creo que en esta misma página publicamos una nota referida al espejo del golfista, si no es así, prometo colocarla a futuro. Cuando hablas de enfrentarte a tus defectos y virtudes, es comenzar a reconocer los límites que cada uno de nosotros posee en términos de fortalezas y debilidades, es decir que, el Golf nos ayuda a conocer hasta dónde podemos llegar como jugadores y (no lo dudes) como personas en el resto de nuestras relaciones y actividades.
      Gracias y saludos cordiales.

  3. MARCELO BARBA

    octubre 20, 2023 at 9:56 pm

    Hola Alberto: Un placer recibir tu comentario y poder agradecerte que vuelques tu propia experiencia en esas líneas. Dios quiera y me permita llegar a los 80 jugando al Golf (aunque ya se… que “allá” están los mejores campos, los más hermosos paisajes con climas excelentes, así que me tiene sin cuidado la edad terrestre). Volviendo a lo tuyo, comparto y me encanta la última frase que escribiste “… nunca me altera el resultado”, porque para decir eso hay que doctorarse en paciencia, perseverancia y humildad deportiva.
    Te vuelvo a agradecer y te enviamos un afectuoso saludo de Golfista…!!!

  4. Hugo M. chavin

    octubre 20, 2023 at 10:48 pm

    Excelente articulo. Dije tantas veces, porfin lo tengo. No era tan difíci.. Siempre me equivoque. Lo que me pareció fácil una vez otra vez fue difícil.
    Tengo 83 años , Juego 2 veces por semana y ahora termino diciendo: hermosa caminata. Saludos

    • MARCELO BARBA

      octubre 21, 2023 at 5:14 pm

      Hola Hugo..!! gracias por tu consideración y coincidencia con los conceptos del artículo. En mi caso (por algunos problemas serios de salud) también reduje mucho la frecuencia de mis visitas al campo. Voy unas 3 o 4 veces al mes y también “lo recorro” caminando junto a mis mejores amigos. Esa quizás es la mejor experiencia que me acompañará siempre.
      Saludos cordiales…!!!

  5. Jose khatcherian

    octubre 22, 2023 at 11:47 am

    Exelente articulo y me deja tranquiliza saber que es exactamente mi forma de ver a estos personajes a los cuales identifico despues de algunas rondas al escucharlos hablar.agregaria a esto dos palabras HUMILDAD y ESTUPIDES.A esto hay que agregarle que estos personajes son TRAMPOSOS NATOS en la vida y en sus tarjetas.hice 6 cante 5 y anote 3.

  6. MARCELO BARBA

    octubre 23, 2023 at 11:42 pm

    Hola José !! nos alegra mucho saber que además de lector de nuestra página, eres también buen crítico de las publicaciones. Existe un artículo que precisamente habla (a propósito de tu comentario sobre los tramposos) de qué hacer en ciertos casos, se llama: “Guía de cómo proceder cuando nos toca en la línea un mentiroso”; donde de forma diplomática y a veces divertida, nos referimos a esos personajes nefastos del Golf…
    Gracias por tu contacto y que vuelva a repetirse !!
    Saludos cordiales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PODRÍA INTERESARTE

Planeta Golf

Planeta Golf

Planeta Golf

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe todas las novedades y contenido exclusivo.